Diabetes y obesidad, combina fatal para el desarrollo de cáncer

El tabaco ya no es el principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer. Ha sido desbancado por la combinación formada por la diabetes y obesidad, que ya causan cerca de un millón de nuevos casos de cáncer al año en el mundo. Así lo refleja un estudio liderado por el Imperial College de Londres y publicado por The Lancet Diabetes Endocronology, según el cual tener un índice de masa corporal elevado y ser diabético, dos enfermedades metabólicas relacionadas con el estilo de vida, ya en 2012 estaban detrás del 6% de los cánceres diagnosticados, lo que supone 800.000 nuevos casos en todo el planeta.

La investigación a la que nos referimos se centró en el análisis de los datos para 12 tipos de cáncer en 175 países en 2012 y los combinaron con las estadísticas de índice de masa corporal elevado -sobrepeso y obesidad- y de diabetes; además tuvieron en cuenta la edad y el sexo de los participantes. De esta manera, se establece que la obesidad y la diabetes combinadas se encuentran detrás del 25% de los tumores de hígado y de un 30% de los de útero, y que el sobrepeso es responsable del doble de cánceres que la diabetes. El 3,9% de todos los casos es atribuible a un índice de masa corporal elevado, frente al 2% vinculados a la diabetes.

El problema es que los datos que arroja la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el número de personas con diabetes y obesidad no es para nada esperanzador. Y es que se ha pasado de 108 millones de casos de diabetes en el mundo a más de 400 millones en 2014. Y en cuanto a obesidad y sobrepeso, sólo el año pasado había 1900 millones de personas con sobrepeso en el mundo, de las cuales 650 millones eran obesas. En España, en concreto, uno de cada cuatro españoles tiene sobrepeso o es obeso. Y las previsiones estiman seguirá al alza, por lo que los investigadores alertan de que los casos de cáncer atribuibles a esos factores de riesgo se dispararán un 30% en mujeres y un 20% en hombres para el año 2035.

Por sexos, casi el doble de mujeres sufre el efecto de estos dos factores de riesgo combinados, y el cáncer que más padecen es el de mama (30% de los casos), mientras que en los hombres el más frecuente es el hígado (42%).