El flato

¿Quién no ha pasado por ese momento, en el que mientras se hace ejercicio aparece un dolor molesto y agudo en el costado? El dolor abdominal transitorio (DAT), o más comúnmente conocido como flato, es un dolor que se relaciona en la mayoría de ocasiones con la práctica deportiva pero aún siendo un síntoma habitual, no se ha llegado a ningún consenso en referencia a la causa exacta, por parte de los expertos en la materia.

Parece ser que dos de las causas más posibles están relacionadas con las características físicas del deportista, las condiciones en las que se ejercita, y la dieta e ingesta.

Aquellos deportistas que presentan alteraciones físicas a nivel de la columna vertebral, cifosis sobre todo, e hipertonicidad de los músculos estabilizadores de las vértebras, tiene mayor probabilidad de sufrir molestias. Además, la edad es otro factor a tener presente, ya que existe una relación inversa, por la que los deportistas más mayores tienen menor riesgo.

La forma física es, de la misma manera que la edad, inversamente proporcional, pero en este caso, a menor preparación y peor forma física, mayor probabilidad de que el dolor aparezca durante la sesión de entrenamiento o la competición. Mención especial se merece la disciplina deportiva practicada, independientemente de la forma física. Varios estudios en los que los sujetos de estudio practicaban diferentes modalidades llegaron a la misma conclusión, aquellos deportes en los que existe un movimiento vertical en los que predominan movimientos repetitivos del tronco, ocasionan aumento de tensión en los ligamentos cuyo trayecto es del diafragma a la zona abdominal. Nadar, correr y equitación son las prácticas con mayor prevalencia de presencia de flato, mientras que ciclismo y baloncesto son las que se encuentran al final de la lista.

La dieta es el punto en el que existe mayor consenso. La ingesta de bebidas hipertónicas con elevadas concentraciones de hidratos de carbono (como por ejemplo zumos) parece ser una causa directa relacionada con la aparición de un episodio de DAT. Existe un aumento en la tensión que sufren los ligamentos y como consecuencia una serie de reacciones que acaban por ocasionar dolor.

Para evitar su aparición:

  • Controlar la ingesta de productos y alimentos ricos en hidratos de carbono previos a la práctica deportiva.
  • Tratamiento de las alteraciones físicas en la medida de la posible, sea con medidas de higiene postural o con técnicas de manipulación realizadas por un profesional.
  • Mejorar la forma física de manera progresiva.