Algunos falsos mitos sobre la alimentación

huevosCada vez hay más interés por los temas relacionados con la alimentación y, en general, la concienciación ha llegado a la mesa. Sin embargo, sea por tradición, por falta de información o malinterpretación, se siguen cometiendo algunos errores. Aquí te aclaramos algunos de los falsos mitos sobre la alimentación más frecuentes para que la dieta resulte sana y equilibrada.

-El pescado alimenta menos que la carne.

El pescado suele ser más ligero y digestivo que la carne, sobre todo el blanco por contener menos grasa y tejido conjuntivo que la carne, pero aporta proteínas de una calidad similar, por lo que se aconseja alternar ambos en la dieta diaria. Es cierto que el pescado azul tiene un aporte elevado de grasa pero en ella destacan los ácidos grasos esenciales omega-3, de efecto cardiosaludable.

-No es bueno mezclar proteínas con hidratos de carbono.

El metabolismo está preparado para digerirlo todo. En una dieta convencional se mezclan constantemente ambos nutrientes y no existe contraindicación. Es más, en el caso de tomar proteínas de origen vegetal (legumbres, por ejemplo), si se combinan con cereales (ricos en hidratos de carbono) se obtienen proteínas completas, por lo que resultaría una combinación acertada.

-Ha de limitarse el consumo de huevo.

Esta afirmación sólo ha de seguirse en caso de tener problemas cardiovasculares o colesterol elevado, en cuyo caso no se sobrepasarán los dos o tres a la semana.

-La carne de cerdo es la más grasa.

La carne magra de cerdo, como el lomo o el solomillo, sólo aporta entre un dos y un cuatro por ciento de grasas. Además, esta grasa suele encontrarse alrededor de la pieza por lo que resulta fácil de retirar si se desea.

-Cocer mucho la verdura es mejor.

Tomar los vegetales demasiado cocinados y troceados puede producir una pérdida de sus vitaminas y minerales, ya que el agua de cocción penetra con mayor facilidad en el alimento. Y lo mismos efectos se pueden producir si se someten los vegetales a lavados y remojados prolongados. Para conservar mejor sus propiedades se recomienda cocinar las verduras al vapor, al microondas o hervirlas al dente.

-La pasta es muy calórica.

La pasta aporta básicamente hidratos de carbono cuya función principal es la energética. Esto no significa que tengan que excluirse en el caso de seguir una dieta de control de peso, pues es necesario un equilibrio nutricional que requiere su presencia para poder llevar la actividad diaria con normalidad. Tomada en una cantidad adaptada a cada persona y acompañada con verduras o con salsas no muy grasas no implica un exceso calórico. Son este tipo de salsas y los quesos los principales responsables del aumento de calorías de este plato.

El seguro medico privado pone a tu disposición especialistas que te ayudan a cuidar de tu salud.

Leave a Reply