Amnesia gluteal o síndrome del trasero muerto

Que el sedentarismo es uno de los factores de riesgo más elevado para sufrir patologías a nivel cardíaco, vascular o desarrollar una obesidad, es evidente. Son muchas las organizaciones, instituciones y profesionales que recomiendan llevar una vida activa para evitar éstas y otras enfermedades. Pero el sedentarismo afecta también a otras localizaciones de nuestra anatomía que son menos conocidas.

Uno de los grupos musculares más fuertes y más importantes para nuestra movilidad es el de los glúteos. Este grupo está formado tres músculos: glúteo mayor, mediano y menor. Cada uno de ellos tiene su función y sus características, pero todos nos proporcionan estabilidad a nivel de la cadera y ello resulta esencial para poder mantenernos erguidos y desplazarnos.

Cuando nos sentamos, lo hacemos entre otros sobre esta región y si esto se repite de manera habitual y no se realiza ningún otro tipo de entrenamiento para fortalecerlo puede llevar a la aparición de molestias, de inicio agudo pero que pueden llegar a cronificarse. No sólo puede sufrirse malestar asociado a dolor, sino que se pierde funcionalidad. Los glúteos se encargan de la flexión y de la extensión de la cadera, y con el paso del tiempo y el sedentarismo los músculos se acortan y ello puede producir alteración, en movimientos tan básicos como la zancada en el momento de andar.

Prevenir

Para prevenirlo, conviene evitar estar sentado durante largos periodos de tiempo. Hay expertos que recomiendan levantarse de la silla y andar cada 20 minutos y, si se puede, subir y bajar por las escaleras, mejor. Si hay que estar muchas horas sentado, el uso de una pelota a modo de silla es una opción también válida.

Por otro lado, realizar ejercicios de estiramientos de manera regular, bien dentro de la rutina de ejercicio o durante el día en algún momento propicio para ello. En el gimnasio se pueden hacer ejercicios específicos para esta musculatura que ayudará también a mejorar el rendimiento en todos aquellos deportes en el que se requiera flexo-extensión de la cadera y estabilidad en la zancada.