Beneficios del yogur

El yogur es una leche coagulada, obtenida por fermentación láctica, mediante la acción de unas bacterias llamadas Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophillus. Al igual que la leche y sus derivados contiene proteínas, hidratos de carbono y vitaminas, especialmente A, D y B (entre estas últimas destaca el ácido fólico, de interés sobre todo en el embarazo, porque previene defectos del feto).

En lo que respecta a minerales, mayoritariamente aporta calcio y fósforo. Además, al encontrarse en un medio ácido (producido por la fermentación) provoca que estos y el magnesio que también contiene se absorban mejor y su aprovechamiento sea mayor.

Debido a su carga vitamínica y mineral, el yogur es un alimento muy recomendable en algunas etapas de la vida, como el embarazo, la lactancia, durante la menopausia, el crecimiento… También contiene menos lactosa que la leche, por lo que se tolera mejor en caso de intolerancia a la lactosa. Por otro lado, la digestión de ésta es más sencilla ya que las proteínas del yogur son parcialmente digeridas por las bacterias lácticas.

Tampoco debe olvidarse el importante papel que desempeñan las bacterias sobre el intestino, ya que regeneran la flora intestinal, acción que se ve reforzada por el ácido láctico que contiene. Por eso, resulta especialmente recomendable su ingestión diaria después de haber seguido un tratamiento con antibióticos.

Mejor en ayunas

Aunque el yogur puede tomarse a cualquier hora, resulta más eficaz hacerlo en ayunas, ya que alcanza con más facilidad la flora intestinal y la prepara para recibir los alimentos del día.

Leave a Reply