Cacahuetes

Antes de nada, es muy importante aclarar que el cacahuete, al contrario de lo que muchos piensan, no es un fruto seco sino una legumbre. Se trata de la semilla de un arbusto, de la familia de las leguminosas, llamado Arachis hipogea.

Como toda legumbre, por tanto, es rico en proteínas, muy nutritivo y cardiosaludable. A continuación, te descubrimos más cosas que seguramente también desconocías sobre el cacahuete.

Sus propiedades y beneficios

El cacahuete o maní, al ser una legumbre, contiene hidratos de carbono (aunque pocos, como veremos) y una buena cantidad de proteínas, así como de vitaminas del grupo B. A todo esto hay que sumarle que contiene más grasa que el resto, como la soja, por lo que se las considera legumbres oleaginosas. Aporta aproximadamente un 45-50% de grasa, de las cuales la mayor parte son ácidos grasos saludables (monoinsaturados y poliinsaturados). Su aporte de proteína es, en efecto, de un 27% y contiene relativamente pocos hidratos de carbono (12%). Debido a su aceite, es un alimento muy energético, pero también muy rico en vitamina E. También posee vitaminas B (niacina, tiamina, vitamina B6, ácido fólico) y cantidades considerables de minerales como hierro, potasio, magnesio, cinc y fósforo. Tampoco es despreciable su cantidad de fibra.

Por los nutrientes que nos aporta, el cacahuete es energético, cardiosaludable, nos ayuda a reducir el nivel de colesterol en sangre y es saciante. Asimismo, al ser rico en triptófano (aminoácido esencial), ayuda a nuestro cuerpo a producir serotonina en el cerebro, un neurotransmisor que contribuye a conciliar el sueño y mejorar nuestro estado de ánimo.

El cacahuete en la cocina

Aunque no estemos acostumbrados a sacarle demasiado en la cocina, y suela consumirse tal cual, como aperitivo o snack a cualquier hora, el cacahuete es un alimento muy versátil. Se puede consumir crudo, tostado al horno, frito… y degustar como aperitivo, pero también triturado en ensaladas, sopas y estofados, como ingrediente de una salsa, en postres y muchos más. A partir del cacahuete se elaboran harinas, aceites y mantecas. Una forma deliciosa de tomar cacahuetes consiste en cocinarlos salteados al wok con verduras y arroz, así obtenemos un plato con proteína de alto valor biológico (la que se consigue de la combinación del arroz y el cacahuete) además de un sabor exquisito.

Recuerda: los cacahuetes son muy nutritivos pero también bastante energéticos, por lo que conviene introducirlos en la dieta pero con mesura, en pequeñas cantidades (un puñadito) y a poder ser, crudos o tostados, de manera que se eviten los fritos y salados.