Consumir frutos secos el primer trimestre de embarazo se relaciona con una mejor función cognitiva en el bebé

A la lista de bondades que tiene tomar frutos se unen los resultados de una nueva investigación liderada por científicos del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Muestran que la ingesta abundante de nueces, avellanas o almendras en el primer trimestre de embarazo se asocia con una mejor función cognitiva, capacidad de atención y memoria de trabajo de los descendientes, que se ha comprobado a largo plazo.

En concreto los investigadores comprobaron que aquellos casos en que las madres habían consumido en torno a tres raciones semanales de 30 gramos en la primera etapa de su embarazo presentaban, en el estudio de la función cognitiva, “tres puntos más que los del grupo de bajo consumo”. Sin embargo, las tres raciones diarias registradas en el grupo de máximo consumo son inferiores al patrón de ingesta que recomienda la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria -que aconseja entre tres y siete raciones por semana-; por lo que Florence Gignac, investigadora del ISGlobal, estima que “si se adecuase el consumo medio a las recomendaciones, los beneficios podrían ser mucho más amplios”.

Fuente: JANO