Consumo de agua en hombres y mujeres

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda que las mujeres consuman dos litros de agua al día y los hombres dos y medio. Sabíamos que a nivel calórico los hombres también tienen unas recomendaciones de energía más elevadas, pero ¿también en cuanto al agua?

Un posible motivo es que las recomendaciones responderían a una cuestión estándar en función del peso y volumen corporal. De esta manera, se estaría estimando que el peso de un hombre de complexión media rondaría los 80 kg y, por tanto, si el 60% de volumen corporal es agua, hablaríamos de 48 litros. Si a una mujer media le adjudicamos un peso de 60-65 kilos, hablaríamos de unos 36 litros de agua corporal. Y serían estas diferencias las que marcarían también la ingesta hídrica en ambos sexos.

Otra causa que explicaría por qué los hombres deberían beber más está en las calorías diarias ingeridas, pues si se recomienda un consumo de 1 ml de agua por cada kilocaloría ingerida, y a un hombre “medio” se le aconseja consumir unas 2.500 kcal, serían 2.500 ml de agua, mientras que a una mujer “media” son unas 2.000 kcal (2.000 ml de agua). Ya tenemos la diferencia.

Además, hemos de contar con otros factores como la actividad física, el calor ambiental… y que luego hombres y mujeres que se salen del “estándar” también existen, claro está. Además, también ha de tenerse en cuenta la edad, ya que las personas mayores necesitan beber lo mismo, pero no tienen tanta sensación de sed, y además la mayor toma de medicamentos hace que se deshidraten más rápido.

En cualquier caso, se trata de subrayar la importancia de beber agua suficiente a diario, pues un consumo pobre predispone más a los cálculos renales y dolores de cabeza, por ejemplo. Y tener en cuenta que además del agua de bebida, también proporcionamos agua al organismo a través de zumos naturales, infusiones, caldos y alimentos que la contienen de forma natural (frutas y verduras, sobre todo), por lo que se trata de valorar a diario y de forma aproximada que estamos bebiendo la suficiente, pues no es fácil medir el consumo como lo es de otros alimentos.