El 20,7% de quienes han sufrido un infarto experimentan cambios negativos en su actividad sexual

¿Qué repercusiones tiene en la vida diaria un infarto? Un estudio de las enfermeras de la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFICC) lo ha analizado y para ello han realizado entrevistas a supervivientes de un infarto que se visitan en la atención primaria.
Las encuestas realizadas concluyen que el 20,7% de las personas que han sufrido un infarto experimentan cambios negativos en su actividad sexual (en cuanto a menor cantidad y/o calidad, ya sea por el miedo o por el consumo de fármacos), especialmente los pacientes crónicos más jóvenes. Los que afirman que han sufrido cambios en las relaciones sexuales tienen una edad media de 68,8 años, mientras que los que afirman lo contrario tienen 74,7 años.

“Sufrir un infarto puede afectar a las relaciones de pareja, a la actividad laboral y a otras actividades de la vida cotidiana como el hecho de conducir con seguridad. La preocupación por poder volver a hacer vida normal puede afectar negativamente a la calidad de vida de los pacientes con enfermedad cardiovascular. Con este estudio hemos querido hacer visibles los aspectos psicosociales que pueden alterar el día a día de los pacientes después de un accidente cardiovascular”, afirma Gemma Amat, socia de AIFICC e investigadora del estudio.

Fuente: JANO