El entrenamiento deportivo puede retrasar la pérdida de memoria asociada a la edad

Un artículo codirigido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha evaluado los efectos sobre el cerebro de la práctica de ejercicio físico a largo plazo (con una media de 35 años de práctica). Los resultados, publicados en la revista Scientific Reports, muestran que el entrenamiento deportivo puede retrasar el inicio de la pérdida de memoria fisiológica asociada con el envejecimiento.

Según revela la investigación, el entrenamiento físico permite modular diversos factores participantes en la comunicación molecular, a través de factores liberados en la sangre, entre el músculo esquelético y el cerebro. Estos factores, como la enzima catepsina B (CTSB) y el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), están relacionados con la supervivencia neuronal.
En el estudio participaron 86 hombres de entre 17 y 68 años con distintos niveles de actividad física, entre los que se incluyó un grupo de jugadores de rugby con una media de entre 15 y 35 años de práctica deportiva.

Fuente: JANO