Entrenar con tu bebé

Cuando una embarazada hace ejercicio ya está reportando beneficios para la salud a su futuro bebé. Durante el periodo de gestación el hecho de que la madre sea una persona activa está actuando sobre las características propias del feto en desarrollo, es lo que se conoce como epigénetica (estudio de los factores que, sin corresponderse con elementos de la genética clásica, juegan un papel muy importante en la genética moderna interaccionando con éstos).

Una vez la mujer ha dado a luz, tanto para la madre como para el bebé el seguir activos es una fuente de beneficios, evidentemente adaptando las recomendaciones a las características individuales.

Para las madres es básico seguir (o retomar en el caso de abandono), la práctica de actividad física. No siempre es fácil organizarse la agenda tras el parto y es por ello que, en periodo de postparto, son muchas las madres que acuden a clases colectivas en las que van acompañadas de su bebé o bien salen a hacer actividad física empujando el carrito.

  • Referente a las clases colectivas las hay en las que se imparten diferentes ejercicios, pero en general el objetivo es trabajar la musculatura, sobre todo de la zona del suelo pélvico, abdomen y de la cintura escapular. Durante las clases se hacen ejercicios con el bebé, en los que hay una conexión especial ya que madre e hijo comparten momentos activos en un ambiente distendido pero supervisado, lo cual es muy importante para evitar futuros problemas de salud. No hay que olvidar que, con el paso de los meses, el bebé aumenta de peso y la madre debe fortalecer su cuerpo para poder sujetarlo, sin sufrir molestias o dolores musculares.
  • En el segundo caso, es importante salir con el carrito apropiado y siempre que el bebé pueda sujetar la cabeza por sí mismo. Dependiendo de la superficie por la que se va a salir el carrito debe tener unas ruedas adecuadas y en algunos casos incluso cierta amortiguación para evitar exceso de movimiento para el pequeño. No hay que olvidar que en el carrito va una criatura a la que habrá que proteger del frío o del calor y, por tanto, hay que ponerle las prendas adecuadas y no olvidar la protección solar.

Recuerda…

Si se está dando el pecho es recomendable hacerlo antes de realizar ejercicio, sobre todo por la incomodidad que puede suponer en el momento de moverse.