¿La elección del postre influye en el resto de la dieta?

Pues parece que sí, ya que según concluye una investigación de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, que ha sido publicada en la revista Journal of Experimental Psychology: Applied, elegir un postre altamente calórico antes de escoger los primeros platos podría resultar en última instancia más saludable. Los investigadores colocaron un postre saludable o menos saludable (fruta fresca frente a pastel de queso con limón) al principio o al final de una cafetería de universidad. Cuando los comensales escogieron el pastel de queso primero, después eligieron los platos principales o de acompañamiento bajos en calorías y, en definitiva, consumieron menos calorías que los comensales que eligieron primero la fruta fresca. Los investigadores controlaron las variables que podrían haber afectado a los hallazgos, como la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC), la dieta, el ejercicio y las opiniones sobre una alimentación saludable.

Fuente: JANO