La satisfacción con uno mismo favorece un mejor estado de salud

Tras entrevistar a más de 50.000 personas de nueve países, investigadores del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) argumentan que la felicidad contribuye a tener un mejor estado de salud. El estudio evaluó dos componentes de la felicidad: la felicidad evaluada (cómo de satisfecha está una persona cuando piensa sobre su vida), y la felicidad experimentada (frecuencia e intensidad de las emociones positivas y negativas que siente una persona en su día a día).

Así, los resultados mostraron que ese estado está relacionado con la salud tras controlar el efecto de otros factores como el sexo, la edad, el nivel educativo, el nivel de ingresos, el estado civil y el lugar de residencia.

El trabajo, publicado en Globalization and Health, también concluye que el nivel de satisfacción de las personas con su propia vida influye más sobre la salud que las emociones que experimentan en su día a día, y que las emociones negativas tienen un mayor peso sobre la salud que las emociones positivas.

Fuente: JANO