La subida global del IMC se debe sobre todo al aumento en poblaciones rurales

Un reciente artículo publicado en Nature desafía el paradigma predominante y afirma que la subida global del IMC observado en los últimos 30 años se debe en gran medida al incremento en las poblaciones rurales, en las que ha aumentado el consumo de alimentos de baja calidad. Hasta ahora, el sobrepeso y la obesidad se había considerado más propio de las ciudades, debido al acceso a los servicios de alimentación, las opciones de transporte, las formas de ocio no físico y el tipo de trabajos poco exigentes que se realizan en zonas urbanas.

Desde 1985, el IMC medio en las áreas rurales ha aumentado en 2,1 kg/m2 tanto en mujeres como en hombres. Pero en las ciudades, el aumento fue de 1,3 kg/m2 y 1,6 kg/m2 en mujeres y hombres, respectivamente.  De igual forma, en 1985 los hombres y mujeres urbanos de más de tres cuartas partes de los países tenían un IMC más alto que sus homólogos rurales. Con el tiempo, la brecha entre el IMC urbano y rural en muchos de estos territorios se redujo o incluso se revirtió.

Fuente: JANO