La vitamina D reduce el riesgo de ataques pulmonares en algunos

Aunque la vitamina D es mejor conocida por sus efectos en la salud ósea, estudios previos realizados por investigadores de Queen Mary ya habían revelado su papel en la protección contra los resfriados, la gripe y los ataques de asma, e incluso en su contribución al aumento de peso y el desarrollo cerebral en niños desnutridos.

La investigación más reciente, realizada también en Queen Mary y financiada por el Instituto Nacional para la Investigación de la Salud (NIHR, por sus siglas en inglés), encontró que el uso de suplementos de vitamina D reducía el 45% en los ataques pulmonares entre los pacientes con EPOC que tenían deficiencia de vitamina D. No se observó ningún beneficio para los pacientes con niveles más altos de vitamina D.

La EPOC engloba una serie de afecciones pulmonares, como enfisema y bronquitis crónica, en las que las vías respiratorias de una persona se inflaman, lo que dificulta la respiración. Casi todas las muertes por EPOC se deben a ataques pulmonares (denominados “exacerbaciones”) en los que los síntomas empeoran de forma aguda.

Fuente: JANO