Padres activos, niños más sanos

El ejercicio paterno tiene un impacto significativo en la salud metabólica de los hijos hasta su edad adulta, según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio en el Centro Médico Wexner, Estados Unidos.

Estudios recientes han vinculado el desarrollo de la diabetes tipo 2 y la alteración de la salud metabólica con la mala alimentación de los padres y cada vez hay más pruebas de que los padres desempeñan un papel importante en la obesidad y la programación metabólica de sus hijos.

Usando un modelo de ratón, los investigadores han visto que la descendencia adulta de los progenitores que hacían ejercicio mejoró el metabolismo de la glucosa, disminuyó el peso corporal y redujo la masa grasa. “Esto es lo que es realmente interesante; la descendencia de los papás alimentados con una dieta alta en grasas fue peor, por lo que eran más intolerantes a la glucosa. Pero el ejercicio negó ese efecto. Cuando el padre hizo ejercicio, incluso con una dieta alta en grasas, vimos una mejor salud metabólica en sus hijos adultos”.

Fuente: JANO