¿Qué es la miastenia?

La miastenia gravis es el nombre con el que se conoce a la más frecuente de entre las enfermedades neuromusculares que afectan a la unión neuromuscular. Se trata de una dolencia autoinmune que cursa con debilidad muscular y que afecta a distintos grupos de músculos, en especial los oculares, faciales y bulbares.

Aunque puede producirse a cualquier edad, es más habitual que ocurra en mujeres en edad fértil (de 20 a 40 años) y en hombres de 50 a 70, si bien cada vez se detectan más casos entre las personas mayores.

Se estima que unas 10.000 personas en España sufren miastenia gravis, y se diagnostican unos 700 nuevos casos cada año. Un 10-15% de los enfermos tienen afectados sus músculos respiratorios y representan los casos más graves, si bien la mortalidad asociada a fallos respiratorios se ha reducido mucho.

Cómo se presenta

La forma más habitual y precoz en que se presenta la enfermedad es la ocular y produce caída de párpados, visión doble y estrabismo. Aunque en un porcentaje de casos estos síntomas se mantienen localizados, en otro tanto evolucionan a una forma generalizada.

Otra forma de presentación de la enfermedad es en su forma generalizada, de manera que afecta sobre todo a las extremidades superiores, aunque también a las inferiores, así como a los músculos del cuello y el diafragma. La debilidad muscular, en estos casos, puede instalarse progresivamente o en forma aguda.

Tratamiento
Cuanto más temprano empieza la enfermedad, más posibilidades de remisión existen, si bien también pueden producirse recaídas. La disponibilidad de nuevos fármacos ha mejorado el tratamiento de la miastenia gravis, que sigue siendo sintomático e individualizado. Hoy por hoy, un 90% de los pacientes puede llevar vida casi o totalmente normal.