¿Qué podemos hacer con las sobras?

Siguiendo con la concienciación de evitar tirar comida a la basura de forma innecesaria, a continuación te damos algunos consejos e ideas de recetas para aprovechar al máximo la comida y preparar deliciosos platos a partir de sobras que tenemos en casa. Pon en práctica la cocina reciclaje, barata, creativa y sabrosa.

Cocina reciclaje

  • Carne, pescado o pollo: aprovecha sus restos para hacer croquetas, rellenar berenjenas o fajitas, añadirlos a un caldo o sopa para dar más sabor o incluso como ingrediente de una ensalada.
  • Lonchas de queso o fiambre: aquellas que se quedan días y días en la nevera hasta que se ponen en mal estado y hay que tirarlas úsalas como topping de una pizza casera o para preparar una quiche o revoltillo. Asimismo, esa cuña de queso que se ha ido secando y endureciendo en la nevera, aprovéchala para rallar sobre pasta, cremas o sopas.
  • Verduras, hortalizas y legumbres: fáciles de utilizar como ingredientes de un rico puré o una crema. En el caso de los tomates muy blandos a punto de pasarse, los puedes escaldar 10 minutos, pelarlos y conservarlos en el congelador. Luego puedes utilizarlos como base de sofritos, salsas para arroces y pastas, pistos…
  • Patatas: si han sobrado patatas cocidas del plato de judías verdes, resérvalas y prepara un puré de patatas al estilo tradicional, una ensaladilla rusa o ensalada fría de patata con atún.
  • Fruta: con la fruta que esté ya muy blanda y tocada, prepara deliciosas compotas, batidos, macedonias o incluso congélalas y tritúralas para hacer refrescantes sorbetes de fruta natural.
  • Pasta o arroz: si te pasas de cantidad al cocinarla, antes de obligarte a comer más o tirar el sobrante, separa la parte que no vas a consumir (sin mezclarla con la salsa o el resto de ingredientes) y guárdala en un tupper en la nevera para futuras ensaladas o guarniciones de carne, pollo o pescado.
  • Pan: el pan seco del día anterior, que se ha quedado seco y duro, tiene múltiples opciones antes de acabar en la basura. Córtalo a dados e inclúyelo como picatostes en las cremas y ensaladas, tuéstalo para desayunar o deja que se seque más y prepara tu propio pan rallado.

Algunas ideas…

Puré de zanahoria: 250 g de pieles de zanahoria, aceite de oliva virgen, 1 cucharadita de azúcar glas, 3 cucharadas de caldo de pollo, mantequilla, sal y pimienta negra molida.

  • Preparación: en una olla, calentar a fuego medio dos cucharadas de aceite de oliva y sofreír las pieles de zanahoria 10 minutos. Agregar el azúcar glas y salpimentar. Verter el caldo y tapar parcialmente la olla. Dejar cocer unos 10 minutos. Con un robot de cocina, triturar todo hasta obtener un puré y añadir un poco de mantequilla y remover. Servir como acompañamiento de un pescado al horno.

Helado de manzana: 150 g de azúcar, 4 manzanas Golden, 400 ml de nata, 300 ml de leche, 2 cucharadas de miel.

  • Preparación: en un cazo, calentar a fuego medio el azúcar con 150 ml de agua hasta que el azúcar se disuelva. Retirar el almíbar del fuego y reservar. Hornear las manzanas enteras (sobre papel vegetal) a 180ºC durante 20 minutos. aproximadamente (hasta que estén tiernas). Una vez frías, pelarlas y retirarles las semillas y el corazón. Triturar con un robot de cocina y agregar la nata, la leche, la miel y 3 cucharadas del almíbar. Seguir triturando hasta obtener una pasta fina. Congelar la mezcla hasta que esté firme como para retirarla con una cuchara.

Tarta de pan rallado: 90 g de pan duro rallado fino, 2 huevos, 150 g de azúcar, 150 g de mantequilla fundida, 145 g de harina, ½ cucharadita de levadura en polvo, puñado de pepitas de chocolate o frutos secos picados.

Preparación: forrar una bandeja de horno con papel vegetal y tostar el pan rallado (con el horno precalentado a 150ºC) unos 15 minutos. hasta que se dore y seque. Reservar el pan rallado tostado y subir la temperatura a 160ºC. En un bol, batir los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla amarilla clara, añadir poco a poco la mantequilla fundida (sin dejar de remover), incorporar la harina y la levadura y remover todo bien hasta conseguir una masa espesa homogénea. Agregar el pan rallado y las pepitas de chocolate a la masa y remover. Verter la masa en una bandeja de horno con borde 30×40 cm, previamente forrada con papel vegetal, y extenderla formando una capa fina. Hornear 15 minutos hasta que se dore. Bajar la temperatura del horno a 135ºC y hornear 15 minutos. más hasta que esté crujiente.