¿Quién dice que no le gusta el brécol?

El brécol o brócoli es una verdura del género Brassica, nombre latino al que pertenecen las verduras de la familia de las coles, parecida a la coliflor y con un color verde intenso y forma muy característica.

A decir verdad, es una de las verduras con mayor contenido en vitamina C, potente antioxidante y contiene, además, compuestos como los glucosinolatos, isotiocianatos, índoles y fibra que contribuyen en la prevención de algunos tipos de cáncer.

Sin embargo, estos compuestos son azufrados y desprenden un fuerte olor ante su cocción. De hecho, ésta es una de las razones por las que el brécol tiene tantos detractores, aunque, si sabemos cómo cocinarlo y con qué acompañarlo, podremos descubrir y llegar a amar esta verdura en todas sus presentaciones.

¿Cómo y con qué puedo cocinar el brécol?

Precisamente por su contenido en vitamina C y glucosinolatos (sustancias sensibles al calor), conviene no cocer en exceso esta verdura y evitar su contacto con el agua; lo mejor es cocinarlo al vapor durante unos cinco minutos y luego introducir sus tallos en un bol con agua muy fría para “cortar” la cocción y mantener su característico color verde. De esta manera, evitaremos también que desprenda su olor característico y mantendremos una textura más crujiente. Además, podemos consumir el brécol en forma cruda (previamente higienizado) o utilizando sus germinados para enriquecer ensaladas o cremas de verduras.

Existen infinidad de platos en los que podemos incluir el brécol ya que esta verdura combina a la perfección con cereales o como acompañamiento de carnes y pescados. Asimismo, puede formar parte de guisos de cazuela e incluso de ensaladas, mezclándolo con otros vegetales crudos.

Recetas y sugerencias más allá del brécol al vapor

A continuación, mostramos algunos ejemplos que pueden servir de inspiración para aquellos que quieran darle una segunda oportunidad a esta verdura:

  • Ensalada de ramilletes de brécol con vinagreta de cúrcuma, limón y pimienta
  • Cuscús con brécol “al dente” y gambas
  • Ensalada de brécol con quinoa
  • Medallones de zanahoria, brécol y patata
  • Crema de brécol y lentejas rojas
  • Gratinado de pasta con brécol y piñones
  • Salteado de brécol con fideos de arroz y soja
  • Brécol con salsa Tandoori (mezcla de especies de estilo hindú)
  • Masa de pizza hecha con brécol, huevo y queso parmesano (sin harina)
  • Tortilla de brécol, cebolla y patata

En definitiva, el brécol o brócoli es una verdura que merece ocupar su puesto en nuestra gastronomía y que, además, nos ayuda a mantener un buen estado de salud.