Sácale más partido al microondas

A la hora de calentar alimentos ya preparados o descongelarlos, está claro que el microondas es el electrodoméstico de elección para la mayoría de nosotros. No obstante, debes saber que sus funciones pueden ir más allá de calentar o descongelar ya que, debido a sus mejoras, estos electrodomésticos nos pueden ser muy útiles a la hora de cocinar ciertos alimentos, ahorrando tiempo y evitando ensuciar fogones.

A continuación, os damos algunas ideas y sugerencias de alimentos que pueden cocinarse en el microondas para poder elaborar platos que nada tendrán que envidiar a los métodos de cocción tradicional.

Verduras y vegetales: cocinar estos alimentos al vapor en el microondas es tan sencillo como seguir los siguientes pasos:

  • Limpiar y trocear las verduras de tamaño uniforme y teniendo en cuenta que cada verdura tiene un tiempo de cocción diferente, por lo que recomendamos empezar cocinando las que requieran más tiempo e ir añadiendo el resto más tarde.
  • Introducirlas en un bol tapado con film transparente o en recipientes de silicona aptos para la cocción en el microondas.
  • Las patatas y boniatos pueden asarse con piel, procurando pincharlas previamente y sin necesidad de taparlas.
  • Establecer el tiempo y potencia deseados: para verduras que suelen necesitar una cocción corta, como las judías verdes, el calabacín, los espárragos, la zanahoria tierna, o el brócoli, sólo son necesarios unos dos minutos y medio a potencia media y para verduras que requieren más cocción (coliflor, cebolla, berenjena, calabaza) empezaremos con cuatro minutos y comprobaremos su cocción de vez en cuando, aumentando, si fuera necesario, el tiempo de minuto en minuto.
  • Les añadiremos el aliño que queramos una vez se hayan cocinado: sal, aceite, especias, vinagre o limón.

Huevos (sin cáscara): se pueden cuajar en menos de un minuto si los introducimos en una taza o recipiente de silicona previamente untado con aceite y tapado con un plato pequeño o tapa para evitar explosiones. Los segundos de cocción dependerán de si preferimos la yema más cremosa o cocida.

Pescados: algunas especies como el bacalao, la lubina, la dorada o el salmón se pueden cocinar en el microondas si los introducimos en forma de supremas o filetes (no el pescado entero) en un plato hondo cubierto con una tapa y programando un tiempo a partir de 3 minutos para piezas pequeñas. Otra opción muy recomendable y que nos puede permitir cocinar un plato completo de forma práctica es preparar el pescado en “papillote”, envolviéndolo en papel vegetal junto con algunas verduras cortadas pequeñas (cebolla, zanahoria, judías, etc.) y en raciones individuales. Estos paquetes se pueden introducir en el microondas y cocinar unos 4 minutos dependiendo del tamaño del pescado.

Carnes: aunque la mayoría de las carnes no son aptas para cocer en el microondas, la pechuga de pollo o pavo es una de las piezas que obtienen mejores resultados. Para ello, sólo necesitamos cortar la pechuga en filetes de un dedo de grosor, untarlas en aceite y envolverlas en papel vegetal para cocerlas en papillote unos 5-6minutos. También se pueden introducir cebolla o zanahoria cortadas finamente como base a los filetes y cocinarlos todo junto.