Salud bucodental y deporte

En un primer momento, difícilmente podría pensarse que una lesión muscular o bien una disminución del rendimiento deportivo podría tener su origen en la boca, pero es una posibilidad.

En el Informe “Salud Periodontal, deporte y calidad de vida2 publicado recientemente por  la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED) se menciona la relación existente entre la salud bucodental  y el deporte. De hecho, se recalca que “problemas de origen bucodental pueden causar una disminución del rendimiento a nivel deportivo”.

La higiene bucal es uno de los hábitos que todos deberíamos adquirir desde pequeños: limpiarnos los dientes tras cada ingesta, sobre todo después de la cena, utilizando el dentífrico adecuado, así como aquellos productos que sean necesarios, para mejorar la calidad de nuestra dentadura y encías.

Las caries es una de las patologías bucales más frecuentes y los deportistas no son una excepción. En los últimos años ha aumentado mucho el consumo de bebidas recuperadoras  ricas en hidratos de carbono, es decir, azúcares, y los deportistas son uno de los colectivos que más las consume, por lo que el riesgo de sufrir una caries aumenta en la misma proporción en la que aumenta su consumo si no hay una limpieza adecuada.

También el sarro puede ser consecuencia de la práctica deportiva, porque al respirar por la boca, sobre todo en momentos de elevada intensidad, se alcaliniza la saliva y ésta confiere una menor protección.

Cualquier infección que ocurra en la cavidad oral puede propagarse de manera sistémica, vía torrente sanguíneo, a cualquier parte del organismo ocasionando una infección alejada de su origen. Si ésta llega a músculos y articulaciones puede originar molestias, dolores e incluso limitar la movilidad y provocar lesiones.

Así pues, es importante tener en cuenta la salud bucodental, también por su implicación en la práctica deportiva.