Seguridad corriendo

Empezar a correr cuando el sol aún no ha salido o con la luna como única compañera puede ser el momento ideal para quien quiere disfrutar de ese momento. Son muchos los corredores que prefieren practicar su deporte solos, sin tener que compartir esos minutos con nadie y dedicándose el tiempo a uno mismo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esa soledad que en ese instante nos puede parecer un “tesoro”, se puede llegar a convertir, en alguna situación, en “un arma de doble filo”.

Quizá no se quiere compartir espacio e instante con un compañero, pero sea por la ciudad, por el campo, por la mañana o por la tarde siempre es conveniente estar acompañado por “una colega”, la seguridad. Seguridad, ante todo, porque disfrutar es sinónimo de concentrarse y dejarse llevar por esa actividad que proporciona bienestar, pero teniendo en cuenta las circunstancias en las que se realiza la modalidad deportiva en cuestión.

Es importante seguir los consejos que ayudan a disminuir el riesgo, tanto de posibles accidentes o lesiones como de problemas a nivel de seguridad personal. Entre ellos encontramos:

  • Comentar con alguien por dónde se va a salir.
  • Llevar consigo una identificación y dinero.
  • A ser posible, conocer la ruta previamente y buscar espacios iluminados.
  • Vestirse con ropa adecuada a la meteorología, de colores llamativos y de material reflectante.
  • Correr en el sentido opuesto a la circulación de los coches y respetar las señales.
  • Llevar el móvil es una buena opción por ser GPS y, evidentemente, teléfono.
  • Si se escucha música, hacerlo con el volumen bajo o con un solo auricular.
  • Variar la ruta, para no ser visto siempre haciendo el mismo recorrido, los mismos días y a la misma hora. Por precaución.
  • Dejar los objetos de valor en casa.
  • Si en la ruta aparece algún animal, lo mejor es dar la vuelta y alejarte.