Si das el pecho… cuida tu dieta

pecho_lactanciaLas mujeres que dan el pecho han de cubrir sus necesidades nutricionales y, a la vez, favorecer la producción de leche materna. Las necesidades energéticas aumentan hasta 500 kcal/día para combatir el cansancio, ayudar a que el cuerpo se recupere y obtener una leche materna de alta calidad nutritiva para el bebé. Por tanto, en esta etapa, se desaconseja totalmente seguir dietas hipocalóricas estrictas y severas para recuperar el peso que se tenía antes del embarazo.

Si das el pecho

  • Fracciona la dieta en 6-7 tomas y reparte bien los hidratos de carbono para mantener los niveles de glucosa sanguínea correctos y una adecuada producción de leche.
  • Más hidratación. La leche materna está compuesta principalmente por agua, por lo que hay que incrementar la ingesta de líquidos a 2,5-3 litros al día mediante agua, tés, infusiones, caldos, zumos, licuados, bebidas vegetales… y leche que, además, aporta calcio. Si la orina es de color claro, es una buena señal de que se está bien hidratada. Justo antes de amamantar se aconseja beber algo para reponer líquidos.
  • Aumenta las raciones de lácteos bajos en grasa a 4-5 al día, ya que el calcio es un elemento imprescindible para la mineralización ósea del bebé.
  • Prioriza las grasas saludables (mono y poliinsaturadas). Las grasas consumidas por la madre determinarán la grasa de la leche materna. Da preferencia al aceite de oliva virgen extra, frutos secos, semillas y pescado azul, pero limita el consumo de atún y pez espada, ya que pueden contener altos niveles de mercurio.
  • Las necesidades de vitaminas y minerales se ven incrementadas. Sobre todo la vitamina A, obtenida del pescado azul, lácteos desnatados enriquecidos o frutas y verduras de color amarillo anaranjado, y los minerales calcio y yodo, este último para el buen desarrollo del cerebro del bebé, que está presente en pescados, mariscos y sal yodada.
  • Prepara comidas variadas con sabores distintos. El niño nota en la leche materna, de un modo muy sutil, los sabores de los alimentos que la madre ha consumido, lo que puede ayudar a incorporarlos cuando empiece con su dieta sólida.

Atención con lo que pasa a la leche…

Algunas sustancias se transfieren a la leche entre una y dos horas después de haberlas consumido, como el alcohol o estimulantes como la cafeína. Asimismo, algunos alimentos como el ajo, la cebolla, el puerro, el espárrago, la alcachofa, las coles… alteran el sabor de la leche materna y pueden provocar rechazo por parte del bebé. Por tanto, se trata de observar si esto sucede y eliminarlos o limitarlos mientras se dé el pecho. En el caso de bebidas estimulantes o con alcohol, es mejor consumirlas tras las tomas para evitar que pasen al bebé.

El seguro médico Medifiatc pone a tu disposición todas las especialidades sin listas de espera, sin copagos y sin restricción de visitas.

Leave a Reply