Un IMC superior a 30 aumenta el riesgo de que la función renal empeore

Un estudio publicado en The British Medical Journal ha asociado por primera vez la obesidad con el descenso de la función renal y el riesgo de muerte; concretamente, muestra que contar con un índice de masa corporal por encima de 30 aumenta el riesgo de que la función renal empeore, tanto si esta es normal como si el individuo sufre enfermedad renal crónica.

Los autores han analizado más de cinco millones de pacientes de todo el mundo, y han concluido que tanto valores altos como bajos de índice de masa corporal se asocian a un mayor riesgo de mortalidad, y que cuando el índice de masa corporal está entre 25 y 30, el riesgo de muerte es menor. El estudio de la relación entre la obesidad y la dolencia renal ayudará a los sistemas de salud a establecer políticas sanitarias específicas.

Fuente: JANO