Un menor de 15 años muere cada cinco segundos en el mundo por causas prevenibles en su mayoría

Las estimaciones de mortalidad publicadas recientemente por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la División de Población de las Naciones Unidas y el Grupo del Banco Mundial indican que un menor de 15 años muere cada cinco segundos en el mundo por causas prevenibles en su mayoría (6,3 millones de menores en 2017). La mayor parte de estas muertes –5,4 millones– ocurren en los primeros cinco años de vida.

“Si no se toman medidas urgentes, 56 millones de menores de cinco años morirán hasta 2030, la mitad de ellos recién nacidos”, subraya Laurence Chandy, directora de Datos, Investigaciones y Políticas de UNICEF. “Con soluciones sencillas como medicamentos, agua potable, electricidad y vacunas podemos cambiar esa realidad para todos los niños”, añade. La mitad de todas las muertes de menores de cinco años que se produjeron en 2017 ocurrió en África subsahariana, y otro 30% en Asia meridional. En África subsahariana, uno de cada 13 niños muere antes de cumplir cinco años. En los países de altos ingresos, esa cifra era de uno de cada 185. En España, se ha pasado de 9 a 3 muertes por cada mil nacimientos entre 1990 y 2017.

Fuente: JANO