Vivir cerca de una zona verde puede reducir el riesgo de cáncer de mama

Vivir a menos de 300 metros de una zona verde urbana reduce en un 35% el riesgo de cáncer de mama, y vivir a menos de 100 metros supone una reducción del 44%. Así lo expone un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona sobre casi 3.000 mujeres de 10 provincias españolas La epidemióloga Cristina O’Callaghan, coautora de la investigación, comenta que “a partir de un único estudio no se puede extraer un porcentaje fiable, son necesarios más trabajos y con una muestra más amplia. Pero sí podemos afirmar que vivir cerca de una zona verde urbana reduce el riesgo de cáncer de mama”.

 La hipótesis de partida de los investigadores era que la proximidad a un parque o a un jardín haría que las mujeres tuvieran una mayor actividad física, con el consiguiente efecto protector frente al cáncer de mama. Otra presunción era que la cercanía a una zona verde supondría una menor exposición a la contaminación atmosférica. “Ninguna de las dos hipótesis explica la asociación que hemos observado”, reconoce O’Callaghan. “Nuestra hipótesis ahora es que se puede deber a una reducción de los niveles de estrés y depresión”, apunta la epidemióloga.

Fuente: JANO