Ansiedad, depresión, trastornos de sueño… son más probables si se ha sufrido COVID-19

Un estudio concluye que la COVID-19 está asociada a un mayor riesgo de trastornos de salud mental, como ansiedad, depresión, consumo de sustancias y trastornos del sueño, hasta un año después de la infección inicial. Los resultados sugieren que debería ser prioritario abordar los trastornos de salud mental entre los supervivientes de la COVID-19.

Algunos estudios han sugerido que las personas con COVID-19 podrían tener un mayor riesgo de ansiedad y depresión, pero solo incluyeron una pequeña selección de resultados de salud mental y realizaron un seguimiento de los pacientes durante un máximo de 6 meses. Todavía no se ha llevado a cabo una evaluación exhaustiva de las manifestaciones de salud mental en personas con COVID-19 al cabo de un año.

Para abordar esto, los investigadores utilizaron datos de las bases de datos nacionales de atención médica del Departamento de Asuntos Veteranos de los Estados Unidos para estimar los riesgos de los resultados de salud mental en las personas que sobrevivieron al menos 30 días después de un resultado positivo de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) entre marzo de 2020 y enero de 2021. Los participantes eran en su mayoría hombres blancos con una edad media de 63 años.

En comparación con el grupo control no infectado, las personas con COVID-19 mostraron un riesgo un 60 por ciento mayor de presentar cualquier diagnóstico o prescripción de salud mental al cabo de un año (lo que equivale a 64 más por cada 1.000 personas).

Fuente: JANO