Antes de empezar a correr…

Antes de empezar a correr deberías tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  • Prueba de esfuerzo: parece una obviedad, pero desde la irrupción de la tendencia runner han aumentado los episodios por infarto en corredores (sobre todo principiantes). Antes de iniciarte en cualquier modalidad deportiva o, sobre todo, si nunca has practicado un deporte concreto es obligatorio hacerte una prueba de esfuerzo. Piensa en ello como una inversión y no como un gasto.
  • Running igual a resistencia: si bien es cierto que el running está catalogado dentro de los deportes de resistencia, cada vez está más que demostrado que la cualidad física principal que debe trabajarse en cualquier deporte es la fuerza. Por ello, es necesario presentar unas piernas y tronco fuertes para mayor estabilidad en tu carrera y retrasar la aparición de fatiga.
  • Correr con sobrepeso: a menudo “utilizamos” el running para perder peso y eso es una equivocación ya que los impactos repetidos de la carrera sumado a estos kilos de más hace que las articulaciones (rodillas y vértebras principalmente) sufran y el riesgo de lesión sea mayor. Lo ideal es empezar en el gimnasio a través de las elípticas y hacer un esfuerzo con la dieta para perder algún kilo antes de ponerte a correr “de hoy para mañana”.
  • No vale cualquier zapatilla: todos los deportes tienen su material específico y el running no iba a ser menos. Asegúrate de que tus zapatillas no son viejas, tienen el suficiente agarre, una buena sujeción del pie y amortiguan tu carrera para que la posibilidad de lesión sea menor.
  • Analiza tu pisada: saber la forma de tu pisada (pronadora, supinadora, neutra) te ayudará a conocer posibles lesiones que podrías sufrir por la repetición de impactos. Ahora en el mercado tienes la opción de elegir zapatillas “pronadoras” y “supinadoras”, aunque lo ideal sería visitar a un podólogo para que te hiciese unas plantillas a medida de tus pies.
  • Correr con pulsómetro: uno de los parámetros por el cual nos guiamos es la velocidad al recorrer 1 km, pero no debemos olvidar la necesidad de un pulsómetro que nos ayude a controlar nuestra frecuencia cardiaca (pulso) para asegurarnos de las diferentes zonas de resistencia a trabajar y tener constancia de nuestra mejora.
  • Terreno de la carrera: préstale atención ya que no es igual correr sobre asfalto, tierra, césped, en la playa o en la montaña. Cada terreno tiene sus peculiaridades y la musculatura trabaja de forma diferente.
  • Música para correr: muchos corremos para liberar estrés, desconectar… pero actualmente existen muchos factores en nuestro entorno natural, como otros runners, patinetes, bicicletas, niños/as que juegan … a los cuales, si no prestamos un mínimo de atención, pueden provocarnos caídas. Buscar compañía es una solución que en el largo plazo mejorará también tu estado de ánimo.