Bacteria de la aceituna de mesa, capaz de atrapar y eliminar metales pesados en el intestino

Un grupo de investigadores de España y Reino Unido, liderado desde la Universidad de Jaén, ha descrito cómo el proceso de fermentación de la oliva concede a este fruto propiedades para atrapar y eliminar del intestino mercurio y cadmio, entre otros metales pesados. En concreto, gracias a ciertas bacterias presentes en la aceituna de mesa que limitan la absorción de esos metales tóxicos durante la digestión.

Durante el proceso de fermentación natural se le resta amargor a la oliva para facilitar su consumo, y es en esa etapa cuando se desarrollan los microorganismos beneficiosos, aunque ya están presentes en el árbol pero en menor cantidad. El estudio, realizado in vitro sobre la variedad aloreña de Málaga, se encuentra ahora en fase preclínica con organismos modelo. Las cepas identificadas actúan recubriendo la mucosa del intestino, donde impiden que moléculas de arsénico, cadmio o mercurio atraviesen sus paredes y entren al torrente sanguíneo.

Fuente: JANO