Beneficio de tener alternativas de compañía

Cada vez es más habitual tener animales de compañía en el hogar y son integrados como un miembro más de la familia. La creciente necesidad de apoyo emocional a pesar de la accesibilidad a las redes sociales online, la dispersión familiar, la disponibilidad de recursos, etc. son factores que lo propician.

Una interacción con ventajas

Recientes estudios confirman que la interacción humano-animal proporciona beneficios psicológicos, físicos y sociales que condicionan la salud y el bienestar. Algunos de ellos serían: mejora cardiovascular al favorecer la actividad física en los paseos, menor sentimiento de soledad, reducción de los niveles de estrés, ansiedad y depresión, aumento de la socialización con otras personas, etc. Las personas que conviven con animales desarrollan más empatía, son más responsables, y presentan más autoconfianza.

  • Los adultos con animales visitan menos al médico por problemas menores como dolores de cabeza, de espalda o gastrointestinales. También hay estudios que indican beneficios en el sistema inmune de bebés criados con animales, teniendo menos resfriados, alergias, asma…
  • Tener animales potencia la empatía y esto también influye en las relaciones humanas, ya que se promueven conductas prosociales, la convivencia positiva, el altruismo, el sentimiento de protección, la motivación y la reducción de conductas agresivas disfuncionales.
  • Estudios experimentales que comparan personas con y sin animales de compañía sugieren que las personas que los tienen suelen ser más emotivas y cálidas, tienen relaciones sociales de mayor calidad y mejores vínculos afectivos. Según la investigación, existen diferencias de género en empatía afectiva y cognitiva, teniendo las mujeres mayor capacidad. Respecto a la edad, no hay un acuerdo significativo, aunque hay numerosos estudios que avalan que la empatía va en aumento cuanta más edad tiene la persona.
  • También existe evidencia de que acariciar un animal reduce los niveles químicos del estrés. En niños con autismo, tener un animal en casa favorece su socialización en la escuela. A medida que se vayan adquiriendo conclusiones sobre la estrecha relación entre aumento de empatía y tenencia de animales, se espera promover programas y actividades educativas proanimales para el desarrollo de la inteligencia emocional, parte fundamental de la empatía.