Beneficios del cacao (no chocolate) en niños y adolescentes

El cacao es un alimento muy usado en la industria de los ultra-procesados para la elaboración de tabletas de chocolate y bollería en general, productos que, a su vez son de elevada demanda por parte de niños y adolescentes debido a su gran palatabilidad, presentación atractiva y facilidad a la hora de comer. Sin embargo, el aumento de la tendencia a padecer sobrepeso en este grupo de población indica una relación directa con el consumo de chocolate cuyo porcentaje en cacao es mínimo.

Por ello, cuando analizamos los posibles beneficios del cacao debemos tener claro que hablamos del cacao puro, y no confundir este alimento con el chocolate ya que éste nos aporta una fracción muy pequeña de cacao y proporciones más elevadas de azúcares y grasas, entre otros ingredientes.

¿Qué ventajas tiene su consumo en niños y adolescentes?

  • Efecto antioxidante

El cacao es un alimento rico en polifenoles (flavonoides) que son también los responsables de su amargo sabor. Concretamente, en niños y adolescentes el cacao contribuye en un 25-27% al consumo total de flavonoides. Dichas sustancias ejercen un efecto antioxidante que contribuye a la inhibición de la oxidación del colesterol LDL (o colesterol “malo”)

  • Potencia la capacidad intelectual

Uno de los efectos más destacados de estas sustancias es su capacidad antioxidante y antiinflamatoria, lo que se traduce en una mejora del rendimiento cognitivo (muy importante en épocas de aprendizaje) debido a que ayuda a la dilatación de las arterias, mejorando el riego sanguíneo hacia el cerebro.

  • Estimulante suave

Otro de los componentes del cacao es la teobromina, un alcaloide de estructura muy similar a la cafeína que ejerce un efecto beneficioso sobre la concentración de lípidos en sangre, aumentando el colesterol HDL (bueno) y con un efecto estimulante mucho más suave que el café. De hecho, la teobromina es la responsable de provocar una sensación de bienestar al ingerir cacao además de cierta acción diurética. Sin embargo, una excesiva ingesta de este componente a través del chocolate podría producir cierto nerviosismo, sobre todo en niños pequeños.

  • No está relacionado directamente con el acné

Otro de los efectos controvertidos sobre el consumo de cacao es su relación con el acné, inflamación que afecta sobre todo a adolescentes. Pues a día de hoy no existe suficiente evidencia que demuestre que el cacao produzca la aparición de acné, no obstante, en adolescentes con tendencia a padecer estas lesiones se recomienda disminuir su consumo, sobre todo si se ingiere en forma de chocolate.

  • Vasodilatador y protector de enfermedades

Por último, otras de las ventajas derivadas de sus propiedades vasodilatadoras es la prevención de enfermedades cardíacas y de arterioesclerosis.