Cada año mueren más personas por suicidio que por VIH, malaria o cáncer de mama

El suicidio sigue siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo, según las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicadas en el informe “El suicidio en el mundo en 2019”. En concreto, en 2019, más de 700.000 personas murieron por suicidio, una de cada 100 muertes.

“En la actualidad, solo 38 países cuentan con una estrategia nacional de prevención del suicidio. Se necesita una aceleración significativa en la reducción de los suicidios para alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de reducir en un tercio la tasa mundial de suicidios para 2030”, apunta el informe.

En vista a estos datos, la OMS ha elaborado una nueva guía para ayudar a los países a mejorar la prevención y la atención del suicidio. “Las nuevas orientaciones que la OMS publica hoy ofrecen una vía clara para intensificar los esfuerzos de prevención del suicidio”, destacó Tedros.

Las cuatro estrategias de este documento, bajo el nombre “Live life “LIVE LIFE“, son limitar el acceso a los medios de suicidio, como los plaguicidas altamente peligrosos y las armas de fuego; educar a los medios de comunicación para que informen de forma responsable sobre el suicidio; fomentar las habilidades socioemocionales de los adolescentes; e identificación, evaluación, gestión y seguimiento tempranos de cualquier persona afectada por pensamientos y comportamientos suicidas.

Fuente: JANO