Deporte y defensas

futbol“Hacer deporte para estar sano”. Esta es una de las premisas más repetidas. Hasta los más pequeños saben que si se mueven están mejor; cansados, pero mejor.  Así pues, se sabe, pero ¿cuál es la razón para llegar a esta conclusión?

Cuando nos movemos…

Nuestro organismo reacciona favorablemente al hecho de movernos: músculos, corazón y pulmones reciben grandes beneficios, al mantenerse activos. Pero hay también un sistema que quizá es menos nombrado, que también “saca partido en positivo”. El sistema inmune se refuerza cuando se practica deporte. Es el que se evita que nos pongamos enfermos, actúa a muchos niveles pero sobre todo tiene un papel protector. No obstante, no siempre esta reacción es así, ya que dependerá de la intensidad de la práctica deportiva.

La relación de la práctica deportiva moderada y la inmunidad se basa, entre otras, en la capacidad del primero para estimular ciertas reacciones inmunes, como por ejemplo, la resistencia frente a infecciones víricas. Esto no es así cuando la práctica deportiva es intensa y de larga duración ya que hay quien sufre síntomas de fatiga, disminución del rendimiento o infecciones. Estos casos suelen ser más frecuentes en deportistas de élite, a los que se les exigen grandes esfuerzos físicos durante largos periodos de tiempo. Aunque no hay que olvidar que cada vez son más los que entrenan como “profesionales” siendo amateurs y no disponen de los mismos recursos técnicos que tienen éstos.

Es por ello que adquiere mayor importancia la progresión y la moderación en cualquier práctica ya que se trata de “sumar salud” y de no perderla con el deporte.

El seguro médico Medifiatc, con su amplio cuadro médico, pone a tu disposición especialistas que te ayudan a cuidar de tu salud y la de los tuyos.

Leave a Reply