El consumo diario de horchata natural no pasteurizada y sin azúcar mejora la microbiota intestinal

Tomar un vaso grande de horchata natural durante tres días basta para producir cambios en el microbiota intestinal asociados a un perfil microbiano más saludable, según un estudio del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La investigación se ha realizado sobre una muestra de 35 voluntarios que tomaron 300 mililitros diarios de horchata sin pasteurizar, con todo su almidón y sin azúcar añadido, durante tres días. Los resultados sugieren que el consumo de este producto tradicional elaborado a partir de la chufa puede mejorar la salud digestiva y el estado general de salud. El estudio analizó la microbiota intestinal, los microorganismos presentes en el sistema digestivo, de la personas voluntarias antes y después del consumo de horchata natural no pasteurizada y sin azúcar añadido. Este producto tradicional es rico en almidón resistente, en ácido oleico (como el aceite de oliva) y aporta antioxidantes (polifenoles) presentes en la chufa, de donde se obtiene.

“En solo tres días, las poblaciones bacterianas de todos los voluntarios cambiaron hacia patrones microbianos más saludables, similares a los que promueve la dieta mediterránea o vegetariana”, asegura Gaspar Pérez, investigador que lideró el estudio.

Fuente: JANO