Espirulina

La espirulina, al contrario de lo que se suele pensar, no es un alga sino una bacteria capaz de realizar la fotosíntesis, por lo que su aspecto es más parecido al alga verde.

Su fama viene precedida por su gran cantidad de micronutrientes que hacen que sea un alimento interesante por sus múltiples beneficios para la salud, siempre y cuando se consuma en el contexto de una dieta saludable y variada.

Propiedades de la espirulina

En general la espirulina posee casi todos los nutrientes necesarios para un buen funcionamiento del organismo, pero destacamos los siguientes componentes y sus beneficios en nuestra salud:

  • Proteínas: su contenido en proteínas es bastante elevado, por lo que resulta un alimento útil para deportistas y personas veganas o vegetarianas que pueden usar suplementos de espirulina en forma desecada (en polvo) o en comprimidos, siendo recomendada una dosis máxima para adultos de 11 a 20 gramos.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que para llegar a obtener la misma proteína que un huevo deberíamos consumir por lo menos 22 gramos de espirulina y eso implicaría excedernos de las dosis recomendadas lo que produciría efectos secundarios no deseados.
  • Ácidos grasos omega 3 y omega 6, cuya principal función es mantener nuestra salud cardiovascular, por lo que nos ayudará a reducir el colesterol, los triglicéridos y regular la tensión arterial.
  • Vitaminas antioxidantes (A, E) y betacarotenos: ayudan a prevenir la aparición de células cancerígenas, actúan contra el envejecimiento prematuro de la piel y favorecen nuestro sistema inmune
  • Vitaminas B1, B12 y B3: su consumo frecuente mejora la flora intestinal, previene el envejecimiento y equilibra los niveles de glucosa. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la vitamina B12 de la espirulina no es biodisponible, es decir, no contiene la forma de B12 activa apta para nuestro organismo por lo que no es efectiva para alcanzar los niveles de esta vitamina en vegetarianos ni ovolacteovegetarianos: en estos casos es mejor tomar la vitamina B12 en forma de cianocobalamina
  • Hierro y fósforo: ayudan a prevenir la anemia.
  • Fibra: favorece el funcionamiento del intestino por lo que puede ser útil en personas que padecen estreñimiento.

Contraindicaciones

A pesar de sus múltiples propiedades, la toma de espirulina está desaconsejada en:

  • Casos de hipertiroidismo  ya que el contenido en yodo de esta alga podría alterar la respuesta del tratamiento farmacéutico.
  • Personas que tomen medicamentos antiagregantes o anticoagulantes o con problemas circulatorios.
  • Personas hipotensas o diabéticos ya que puede interaccionar con los medicamentos que actúan sobre la glucosa y la tensión, minimizando su eficacia.
  • Personas con fenilcetonúria (incapacidad de metabolizar la fenilalalina). Debido a que es un alga muy rica en este aminoácido, está totalmente contraindicada su administración en personas que padecen esta enfermedad.
  • Mujeres embarazadas y en periodos de lactancia ya que no se ha probado su seguridad durante estas situaciones concretas.
  • Niños y personas con problemas renales: en este caso debemos tener especial cuidado en la toma de suplementos de espirulina ya que pueden estar contaminadas por cianotoxinas, que producen daños en el hígado y en el sistema nervioso, por lo que los niños, por su bajo peso y su frágil sistema inmune pueden ser más sensibles a esta sustancia.
  • Personas con bajo peso ya que, como hemos dicho antes, contiene fenilalanina, un aminoácido que ayuda a suprimir el apetito, por lo que no será adecuada para personas que necesitan aumentar su peso.