Flexitarianismo

flexitarianismoLa primera vez que encontramos el término flexitariano es en una publicación americana de 1992 en el que aparecía un artículo sobre la apertura de un restaurante que servía comida flexitariana, según explicaba su propietaria. Años más tarde, en 2003, la American Dialect Society votó flexitarian como la palabra más útil del año, pero a pesar de que la definió como “un vegetariano que ocasionalmente come carne”, lo cierto es que ninguna organización vegetariana la reconoce como una categoría del vegetarianismo. Aquí, flexitariano todavía no es un vocablo admitido por la Real Academia de la Lengua Española.

Formada a partir de la combinación de la palabra “flexible” con “vegetariana”, la palabra “flexitariana” se definiría como un tipo de alimentación seguida por numerosos semivegetarianos que se caracteriza por el gran consumo de vegetales y la inclusión, en mayor o menor medida, de carne y pescado. Hay quienes remplazan la carne roja por otras más magras como el pollo, el conejo o el pescado, que alternan con abundantes vegetales y cereales, o quienes optan por probar las llamadas “proteínas vegetales” (tofu, tempeh o seitán) para incluirlas en su dieta como sustitutos de la carne.

Por tanto, con el flexitarianismo, estaríamos ante una dieta rica en fibra, hidratos de carbono complejos, grasas insaturadas y antioxidantes y menos grasas saturadas y colesterol. Tendría, por tanto, efectos positivos en la prevención y el tratamiento de determinadas enfermedades.

Salud, pero también sabor, ecología o simplemente comodidad a la hora de seguirla, sobre todo en actos sociales, son los motivos esgrimidos por la mayoría para seguir una dieta de tipo flexitariana. Pero hay que estar atentos a que resulte completa y equilibrada y que no implique carencias, que es el riesgo que se corre cuando uno se ciñe a este tipo de dietas que restringen o limitan algunos grupos de alimentos.

El seguro médico privado pone a tu disposición especialistas que te ayudan a cuidar de tu salud.

Leave a Reply