Flores comestibles

Su uso ornamental es el más conocido por todos ya que, cuando se trata de decorar la casa o crear ambientes para eventos, las flores son el principal recurso que podemos encontrar en la floristería.

Sin embargo, desde hace más de una década, también podemos ver ciertas flores servidas como guarnición en los platos de algunos restaurantes e incluso se pueden adquirir en algunos supermercados: en cualquiera de estos casos se trata de flores aptas para consumo humano y muy apreciadas en la gastronomía actual ya que no tan sólo aportan color, sino que sus propiedades organolépticas (sabor, olor, etc.) hacen que se utilice como un aderezo más en nuestros platos.

Aunque existen muchas variedades de flores, debemos tener conocimiento de aquellas que son realmente comestibles ya que existen especies que pueden ser tóxicas. Por ello, lo ideal es adquirirlas en establecimientos alimentarios, debidamente envasadas y etiquetadas y evitar consumir plantas y flores silvestres o procedentes de establecimientos de jardinería ya que no son aptas para el uso en la alimentación.

A continuación, destacaremos cinco ejemplares de flores que podemos utilizar en diferentes usos culinarios:

Flores de calabacín

Se comercializan principalmente en primavera ya que son flores que se recogen para evitar que los calabacines se desarrollen demasiado rápido. Su gran tamaño, textura suave y su dulce sabor hacen que sea una flor muy utilizada en la gastronomía italiana ya que con ellas se elabora un plato muy típico en el cual se rellenan con requesón o ricota, se rebozan y se fríen en aceite de oliva.

Capuchina

Se trata de una planta trepadora cuyas hojas son similares al trébol y sus flores son de aspecto anaranjado. Su principal peculiaridad es que aporta un sabor picante por lo que se pueden utilizar sus hojas ya sean cocinadas o en crudo para aderezar platos tanto de carne como de pescados o mariscos.

Violeta

Esta flor de sabor dulce e intenso es muy utilizada en pastelería y repostería, tanto por su sabor como por su aspecto, ya que se suele añadir cono elemento decorativo en muchos pasteles. Asimismo, también se utiliza para hacer mermeladas, confituras, infusiones o sorbetes.

Begonias

Su sabor amargo y ácido, similar al de limón, hace que estas flores se utilicen para aderezar platos de carne o como guarnición en macedonias de frutas o ensaladas.

Caléndula

Su uso es muy generalizado en Grecia e India, donde añaden sus pétalos amarillos en sopas y ensaladas ya que aportan un sabor agridulce similar al del azafrán o al de la pimienta. También es muy utilizada en infusiones por sus propiedades antisépticas y antibióticas.