Hábitos para prevenir el cáncer

Cerca de un 75-80% de los cánceres pueden atribuirse a factores externos relacionados con nuestro estilo de vida que, en general, podrían modificarse de cara a disminuir el riesgo de desarrollar un cáncer. El Código Europeo contra el Cáncer recoge estos hábitos preventivos:

Evitar el tabaco: éste está implicado en el 25-30% de los casos de cáncer que se diagnostican en los países desarrollados. La mayoría de cánceres de pulmón se atribuyen al tabaco, y otros como el de esófago, laringe, cavidad oral, riñón, vejiga y estómago se relacionan con este hábito.

Mantener un peso correcto: en los países de la Europa Occidental, el sobrepeso y la obesidad explican aproximadamente el 10% del total de casos de cáncer de colon y cáncer de mama, en torno al 35% de los de endometrio (útero) y de esófago, y cerca del 25% de los cánceres de riñón y de vesícula biliar.

Realizar actividad física: ésta debería ser de intensidad moderada y practicada todos o casi todos los días, durante al menos 30 minutos. Además de asociarse con un menor riesgo de sufrir determinados cánceres también ayuda a mantener un correcto peso corporal.

Dieta saludable: se aconseja aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, al menos cinco raciones diarias, así como limitar el consumo de alimentos que contienen grasas de origen animal (saturada) y azúcares simples (dulces, bebidas azucaradas, bollería…). También es importante moderar el consumo de alcohol.

Evitar la exposición excesiva al sol, sobre todo niño niños y adolescentes. Las personas que tienen tendencia a sufrir quemaduras deben protegerse del sol durante toda la vida.

Realizarse las revisiones médicas oportunas (detección precoz de cáncer de cuello de útero y mamografía en mujeres, y de cáncer de colon en ambos sexos), así como participar en programas de vacunación contra el virus de la hepatitis B.

Estar alerta ante una serie de síntomas (bulto, dolor que no remite, herida que no cicatriza, lunar que cambia de tamaño, forma y/o color, sangrados anormales, pérdida de peso injustificada…) y consultar con el médico.

Leave a Reply