La enfermedad inflamatoria intestinal se relaciona con el consumo elevado de ultraprocesados

El consumo de cinco o más raciones diarias de alimentos ultraprocesados (bollería y aperitivos envasados, bebidas gaseosas, cereales azucarados, platos preparados con aditivos alimentarios y productos cárnicos y de pescado reconstituidos, que suelen contener altos niveles de azúcar, grasa y sal añadidos, pero carecen de vitaminas y fibra) incrementa las probabilidades de desarrollar la enfermedad en un 82% respecto al consumo de una ración o menos al día.

La EII es más común en los países industrializados y se cree que los factores dietéticos podrían desempeñar un papel, pero hasta ahora los datos que relacionan la ingesta de alimentos ultraprocesados con la EII son limitados.

Para profundizar en esta cuestión, un equipo internacional utilizó información dietética detallada de 116.087 adultos de entre 35 y 70 años que vivían en 21 países y tras tener en cuenta otros factores potencialmente influyentes, descubrieron que un mayor consumo de alimentos ultraprocesados se asocia a un mayor riesgo de EII.

Los diferentes subgrupos de alimentos ultraprocesados, incluidos los refrescos, los alimentos azucarados refinados, los aperitivos salados y la carne procesada, se asociaron a un mayor riesgo de EII. En cambio, la ingesta de carne blanca, carne roja, productos lácteos, almidón y fruta, verduras y legumbres no se asoció a la EII.

Fuente: JANO