La rehabilitación funciona en pacientes con disfunción olfatoria post-Covid

Este es uno de los síntomas más prevalentes tras una infección por el coronavirus SARS-CoV-2 y que en algunos pacientes persiste más allá de las 4-12 semanas, según el documento de revisión “Disfunción olfatoria en la COVID-19 persistente. Actualización”, realizado por miembros de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

La evidencia científica disponible hasta el momento no apoya ninguna terapia farmacológica para la recuperación del olfato en pacientes con alteraciones de este por COVID-19 persistente. No obstante, en 2021 se ha publicado un artículo que estudia el efecto de la rehabilitación olfatoria en 548 pacientes con disfunción olfatoria post-COVID-19, concluyendo que mejora de forma significativa esta función, especialmente si el cumplimiento era de más de 28 días.

“La pauta clásica recomienda realizar a diario dos ejercicios de exposición a 4 odorantes: frutal, mentolado, aromático y floral, durante una duración variable de 6-12 meses. Se han ido incorporando otra variedad de olores y concentraciones y se ha visto que al ser un tratamiento no invasivo es muy recomendable para la recuperación del olfato post viral”, explica uno de los autores y presidente de la Comisión de Rinología de la SEORL-CCC, Isam Alobid.

Se estima que la COVID-19 persistente, definida como la presencia de síntomas persistentes o incapacitantes tras la infección aguda por el SARS-CoV2 de más de 4-12 semanas tras el inicio de los síntomas, puede afectar al 10-20 por ciento de los pacientes que han contraído la enfermedad. “De todos esos síntomas, la disfunción del olfato es uno de los más prevalentes, pues existe un porcentaje importante de pacientes en los que persiste más allá de las 4-12 semanas, y genera una mayor discapacidad y alteración de la calidad de vida”, concluye otro de los autores del estudio, Alfonso Santamaría-Gadea.

Fuente: JANO