La saliva puede contribuir a consumir más alimentos

En concreto, investigadores de las Universidades de Jaén y Málaga, junto al Hospital Virgen de la Victoria (Málaga) han relacionado niveles bajos de un compuesto que se encuentra en la saliva con la sensación de hambre en jóvenes obesos.

La alfa-amilasa salival es una enzima que se encuentra en la saliva y comienza el proceso de digestión de los alimentos en la boca. Así, los investigadores han evaluado la presencia de esta sustancia en adolescentes con exceso de peso y peso normal en un estudio publicado en la revista Childhood Obesity, y la han asociado a la sensación de hambre antes y después de ver imágenes de alimentos.

Tras los estudios, los expertos proponen la alfa-amilasa salival como un marcador de hambre y de propensión al sobrepeso, ya que los niveles de apetito y los cambios en los mismos dependen de ella. Este hallazgo indica que el nivel de esta sustancia puede ser un factor en los tratamientos de la obesidad, especialmente en la infantil. Esta enzima está presente en muchos tejidos y se encarga de romper enlaces de moléculas grandes, como el glucógeno o el almidón, y producir muchas otras más pequeñas como la maltosa y la glucosa. Así, los carbohidratos se convierten en glucosa por la intervención de la enzima y esto provoca la sensación de estar saciado.

Fuente: JANO