Los anticuerpos aumentados que producen las embarazadas podrían imitase para crear fármacos

Los científicos descubrieron hace años que los recién nacidos dependen de los componentes inmunitarios transferidos por sus madres para sobrevivir a la avalancha de patógenos que empiezan a invadir sus cuerpos nada más nacer. Con el tiempo, los niños desarrollan sus propios sistemas inmunitarios, construidos a través de la supervivencia a exposiciones naturales a virus y bacterias, y aumentados por una falange de vacunas infantiles bien establecidas.

Ahora, un estudio de gran alcance, ofrece una explicación sorprendente de cómo funcionan realmente esos primeros días de inmunidad proporcionada por la madre, y lo que esa información podría significar para prevenir la muerte y la discapacidad de una amplia gama de enfermedades infecciosas. Los hallazgos sugieren que los investigadores podrían imitar los anticuerpos aumentados que producen las madres embarazadas para crear nuevos medicamentos para tratar enfermedades, así como vacunas mejoradas para prevenirlas.

Fuente: JANO