Los beneficios del mindfulness

El mindfulness es una práctica cada vez más habitual en nuestra sociedad. Consiste en poner atención de manera voluntaria y sin juzgar al momento presente. Es una forma de meditación, y lejos de buscar la profundización mental en un tema, busca experimentar, notar, sentir… es decir, es algo sensorial, no intelectual ni espiritual.

Qué nos aporta

Existen diferentes programas diferentes, con funciones y tiempos diferentes, aunque visto en conjunto, los principales beneficios del mindfulness son:

  • Refuerza la autoestima: aumenta nuestra perspectiva, reduce juicios y autocrítica.
  • Disminuye distracciones y potencia la concentración.
  • Reduce automatismos (mantiene la capacidad de apertura y de captar nuevos elementos).
  • Reduce la ansiedad.
  • Aumenta las sensaciones positivas y el buen humor.
  • Ayuda a aceptar la realidad tal y como es.
  • Centra en el momento presente, regulando las emociones.
  • Potencia la autoconciencia.
  • Reduce el sufrimiento (sufrimiento=dolor + no aceptación).
  • Atenúa la impulsividad y los hábitos compulsivos.
  • Agiliza la recuperación tras una respuesta emocional aversiva.
  • Genera cambios en la neuroplasticidad y mejora las defensas.

A nivel de salud reduce: estrés, dolor crónico (especialmente en fibromialgia y cáncer), dolor agudo, depresión, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, cefaleas, artritis, fatiga crónica, problemas de la piel, alteraciones del sueño.