Los niños que comen más rápido tienen más riesgo de sobrepeso u obesidad

Así se desprende del estudio del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) que revela que comer rápido se asocia a un mayor riesgo de sobrepeso y otros factores cardiometabólicos en la infancia, ya que comer rápido se ha relacionado con una mayor ingesta de calorías y un mayor índice de masa corporal (IMC), prevalencia de obesidad y ciertos trastornos metabólicos en adultos.

Este trabajo observacional se ha realizado en 956 niños y niñas de 3 a 6 años, con el objetivo de evaluar la asociación entre la velocidad de ingesta en las tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y la adherencia a la dieta mediterránea, el riesgo de presentar sobrepeso u obesidad, mayor adiposidad, mayores niveles de tensión arterial y otros factores de riesgo cardiometabólico tales como el colesterol, los triglicéridos y la glucosa en ayunas.

Otros estudios también han demostrado que masticar lentamente y aumentar el número de ciclos de masticación durante una comida se asocia inversamente con la adiposidad. Por lo tanto, estos resultados sugieren que una velocidad de ingesta más lenta podría mejorar el desarrollo de la señal de saciedad, lo que podría limitar la ingesta total de alimentos.

Fuente: JANO