Nuevo hallazgo para desarrollar herramientas de cara a prevenir la leucemia en niños genéticamente susceptible de sufrirla

Un estudio liderado por expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) muestra que el microbioma intestinal, compuesto por el conjunto de genes que forman parte de las bacterias del intestino desde el nacimiento, protege a los ratones con predisposición genética a desarrollar leucemia. El hallazgo, publicado en la revista Blood, podría contribuir al desarrollo de nuevas herramientas que permitan prevenir la enfermedad en los niños susceptibles genéticamente a padecerla.

La comprensión del microbioma constituye un campo de investigación en crecimiento. Numerosos trabajos sugieren que la relación entre los microorganismos y el material genético tiene un papel relevante en el origen de enfermedades neurológicas o inmunitarias como la leucemia infantil.

Los autores han averiguado que, cuando los ratones con predisposición genética son tratados con antibióticos en edades tempranas, se altera su microbioma y este cambio es suficiente para inducir la leucemia, incluso en ausencia de estímulos infecciosos. “En estos ratones, se observa que los microbios intestinales son distintos a los que tienen los animales no susceptibles a la enfermedad. De hecho, sería posible identificar la predisposición genética de un individuo caracterizando su microbioma”, añade Sánchez-García.

Fuente: JANO