Nuevos estudios desafían la recomendación de dar a los niños leche baja en grasa

Una revisión sistemática y un metaanálisis dirigido por el Hospital St. Michael’s de Toronto (Canadá) ha comprobado que los niños que beben leche entera tenían un 40% menos de probabilidades de tener sobrepeso u obesidad en comparación con los niños que consumen leche baja en grasa.

Ninguno de los estudios, en el que participaron un total de casi 21.000 niños de entre 1 y 18 años, mostró que los niños que bebían leche baja en grasa tenían un menor riesgo de sobrepeso u obesidad. Por el contrario, 18 de los 28 estudios sugirieron que los niños que bebían leche entera tenían menos probabilidades de tener sobrepeso u obesidad.

Los hallazgos desafían las pautas internacionales que recomiendan que los niños consuman leche de vaca baja en grasa en lugar de leche entera a partir de los dos años para reducir el riesgo de obesidad. “La mayoría de los niños en Canadá y Estados Unidos consumen leche de vaca a diario y es un importante contribuyente de grasa en la dieta para muchos niños –explica el doctor Jonathan Maguire, autor principal de la revisión y pediatra en St. Michael’s. Hospital–. En nuestra revisión, los niños que siguieron la recomendación actual de cambiar a leche baja en grasa a los dos años no eran más delgados que los que consumían leche entera”.

Fuente: JANO