Pese a no ser graves, los vértigos merman mucho la calidad de vida

Los vértigos son un motivo de consulta frecuente, tanto en Atención Primaria como en Urgencias y, aunque la mayoría de las veces no es grave, “resulta muy incapacitante y puede mermar mucho la calidad de la vida de la persona que lo sufre”, según ha señalado el responsable del Grupo de Trabajo de Otorrinolaringología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Mozota Núñez, con motivo de la celebración de su congreso nacional del 7 al 11 de junio en Bilbao. Su incidencia aumenta entre las personas mayores, “pero puede afectar a mujeres y hombres de cualquier edad, e incluso a niños”, ha detallado.

El experto ha señalado que el vértigo periférico es el más común. Comprende entre el 85 y el 90 por ciento de los casos y se distingue por un inicio brusco y sus síntomas suelen ser intensos, aumentando con el movimiento de la cabeza o el cambio de postura. La clínica más frecuente sería la presencia de nistagmo, mareo, sudoración, náuseas, vómitos, taquicardia, perdida del equilibrio y en ocasiones acúfenos.

Por otro lado, el vértigo central se debería a una alteración del cerebro, por lo que no está relacionado con los movimientos de la cabeza o con los cambios de postura. Sus síntomas suelen ser de menor intensidad y aparecer y evolucionar de manera progresiva.

Fuente: JANO