¿Podemos ayudar a nuestros hijos a que el pinchazo duela menos?

¿PODEMOS AYUDAR A NUESTROS HIJOS A QUE EL PINCHAZO DUELA MENOS?

Las vacunas son, en su gran mayoría, pinchadas, por lo que es un proceso poco agradable, aunque necesario. Por otro lado, si podemos minimizar este mal trago al niño, es mejor para todos.

Qué NO debemos hacer:

  • Administrar analgésicos (paracetamol o ibuprofeno) antes de la vacuna a no ser que lo indique el pediatra.
  • Aplicar anestésicos en crema porque no reducen el dolor muscular y, su mala o inadecuada aplicación, puede tener efectos adversos.

Qué puede hacer el personal sanitario que aplica la vacuna:

  • Tener una buena técnica de inyección.
  • Acompañar el pinchazo de un golpe seco.
  • Respetar los tiempos del niño y pedir la colaboración de sus padres.

Trucos para disminuir el dolor en bebés:

  • Administrar la vacuna en brazos de la mamá o papá en lugar de ponerlo en la camilla.
  • Administrar la vacuna mientras el bebé toma el pecho. La lactancia materna mejora la tolerancia al dolor en los bebés.
  • En menores de cuatro meses, darles una solución de sacarosa por vía oral inmediatamente antes del pinchazo, reduce el dolor.

Trucos para disminuir el dolor en niños:

  • Aplicar hielo en la extremidad opuesta.
  • Hacer soplar al niño, así distraemos su atención.
  • Si el niño está muy nervioso mejor pincharlo sentado o tumbado en la camilla por si se marea.

Las vacunas son necesarias y el riesgo de no vacunar es mucho mayor que el riesgo de vacunar.