Trastorno por estrés postraumático: nuevo abordaje

En nuestro país las situaciones que desencadenan más casos de Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) serían las agresiones sexuales, la violencia de género y los accidentes de tráfico.

Con el desarrollo de la psicología se van incorporando progresivamente nuevas formas de ayuda psicoterapéutica para el TEPT. Una de ellas es la Terapia de la Escritura Estructurada (TEE), que es una variante de la terapia cognitivo-conductual focalizada en el trauma, con la particularidad de que las técnicas se desarrollan de forma escrita, bajo unas instrucciones específicas.

Cómo se notan los beneficios

La mayoría de los estudios muestran resultados efectivos de este tipo de terapia tras un total de cinco sesiones semanales (con feedback de un terapeuta). Los ejercicios de escritura suelen durar 45 minutos.

Según investigaciones recientes, la TEE tiene resultados tan válidos como la terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma y la EMDR (siglas en inglés de Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares), que son las terapias más habituales.

A quién le beneficia más

La TEE es un tratamiento de elección para los pacientes que, por diferentes motivos, rechazan estos dos modelos. La principal ventaja de la escritura es que se puede realizar online, lo que facilita el acceso al tratamiento de muchos pacientes.